El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos El Orfanato de los Símbolos

CARTAS

ABRIGO ROJO

LAS ZARZAS

LARGO VIAJE

EL GLADIADOR






martes, 30 de julio de 2013

Sombras De La Cosecha







Sombras
De La Cosecha






Ernest Biéler, Làutomne et le vin







“Ah, si uno pudiera ser un piel roja, siempre alerta, cabalgando sobre un veloz caballo, a través del viento, sacudido, constantemente, sobre la estremecida tierra, hasta arrojar las espuelas, porque no hacen falta espuelas, hasta arrojar las riendas, porque no hacen falta las riendas, sin apenas ver ante sí que el campo es una pradera rasa, habrían desaparecido las crines y la cabeza del caballo.”


-Franz Kafka, El Deseo De Ser Un Piel Roja-








Todos los espejos están en alto grado de sospecha,
no encuentro ni mi cara
ni sé qué es lo invisible ni el cristal.

Estoy oyendo voces
y a los indios
entrar en percusión,
oigo sus cruces y reyertas
y flores muy pisadas,
sus palabras en hueso
y toda la mugre del reino del planeta,
amo los ríos ciegos
y el tufo de un clarín.


Subo por los peldaños de mi página en negro,
subo por mi imaginación
y está creciendo entre los claros del cuento
un árbol con pirañas.

Hay muchos coches y una noche y tres noches
y el velo blanco de la novia,
está el vestido rojo
y los aullidos de una novia
y gimen
los desgarbados hijos
de su sillón de esfinge.

Están los invitados invadiendo los vasos
y un fuerte olor a estiércol,
estoy sufriendo cócteles y sillas y nubes y satén,
estoy llorando irremisiblemente
el agua de un poeta
vendido y lisiado.

Están los árboles torcidamente en neutro
y claveles manchados y en sombra
y juncos que deambulan color alcantarilla
y hay un clamor escandalosamente tibio
que me defiende ya de ti.

Soy, quiero ser, juraría que quiero ser y fuera
una hiena
cantando en un bidé.

Está mi sangre entera
y le rindo homenaje a la fuerza de mis dedos
y estoy
desafinadamente enferma
y el participio está en pasivo
y separo y rastreo
los Besos Ebrios de Rimbaud.


Están drogados los caballos,
y el arma ha mutado su forma
hay cuchilladas grises y banderas lavadas
y pertenezco al siglo del desdén.


Y abrazo el viento y soy el vino,
y me pinto de nada y ya ni soy
y no busco ya en ti
el consuelo de alguna palabra
y tengo un mar sereno e incoloro
descuartizado y pobre
con las pupilas
al fondo de la tierra.
















lunes, 29 de julio de 2013

LAS PUERTAS ROTAS






LAS PUERTAS

ROTAS







Salvador Dali, Escritorio Antropomórfico








Me he quedado con todas las horas,
con los caballos rojos,
las flores destempladas,

me he quedado con eso que no quería mirar
y he tenido una visión

translúcida
allí donde se hallan tus cuatro ojos colgados.


Ahora que estoy con esta crónica

y mi sobrecogida libertad,

mis cabellos,
mi resonancia a cerca de tu espalda,
todo guarda riguroso silencio.

Y subo
y bajo como un errante
y soy un ente colérico
y entro por la materia de mi apellido
y me burlo,
me burlo de que existan entidades privadas
exentas de tal condensación.


Yo soy lo próximo y lo ajeno,
la realidad que ha roto la puerta
y ha hecho estallar la metáfora,
el camuflaje
en una representación del corazón
en sentido hidrolítico,
en el aspecto acuoso y latente del corazón,
en lo alto de su estaticidad
condenado a guardar
riguroso silencio.


Mi corazón es una broca,
mi corazón es una bala,
mi corazón es la primera vez
y ha creado la palabra,
mi corazón sale de mí

y recoge la bofetada

cuando la luz
le muestra

un coágulo en la madera.

Mi corazón es la puerta,
mi corazón es mi puño,
mi corazón es mi destino
estoy llamando con mi voz

en no sé qué desorden físico

y siento la angustia de la madera.














jueves, 11 de julio de 2013

Amo Tus Ojos

Amo Tus Ojos











Amo tus ojos
como se aman las plagas y las inundaciones,
como se cede ante el peligro,
como la devoción y la extrañeza de algo que no existe.

Amo tus ojos como le llamo a la lluvia minutos
y mientras ella está
no importa que juegues con la muerte
porque el mundo tiene una manta para empaparse los pies
a modo de techo,
a modo de cuerpo
a modo de lo que sustituye el cuerpo.

Amo tus ojos como se queda uno callado en los semáforos
mientras se va el tiempo por el barro que ensució mi coche
y eso me da mucho pesar
y mis zapatos me recuerdan algo terrible.

Amo tus ojos como amo la libertad.

Amo tus ojos
porque en ellos invento tu pequeña humanidad,
tu trágico gesto de locura,
el silencio que se cierne sobre tus labios
en el que envuelvo a las nueve mi ansiedad
y me dirijo sin fronteras
a la mirada de otros ojos
también ajenos.

Amo tus ojos
como el poder de mentir,
como la rabia cuando pinta,
como las noches cuando hacen agujeros en mi frente
en las que soy tu nombre y tu nombre.

Amo las otras noches insignificantes,
las que callan,
las que no sirven para nada
porque la verdadera oscuridad
es invisible.

Amo tu voz
como las cosas irreales que soy,
como aquella mañana si sucediera algo
y no estuviera ni el norte ni en el sur
ni en el viento

pero siento

que lo que amo son tus ojos
y alguna fuerza que no veo
y estas ganas de perder la palabra.





















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

contador de visitas blog

contador web gratis